Jose L. Ruiz, el jugador de manos al que le falla «el exceso de seguridad»

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

El equipo hacía pasar una mesa con un tapete verde y sobre éste uno negro que colocaba justo delante del jurado, magia de cerca. ¿Superará a Ari La Maga? Su nombre es Jose L. Ruiz, tiene 26 años y cree ser el momento de «mostrar este arte en el que llevo 19 años».

Se acercaba a la mesa en la que colocaba una copa y le pedía a Risto que le dijese un color, un palo entre picas y tréboles y un número. «Negro, picas y el siete» elegía Risto. Jose barajaba el mazo, cogía la copa, introducía el mazo dentro de la copa, lo cubría con un pañuelo blanco y al quitarlo, aparecía la carta elegida por el presentador.

Jose L. Ruiz dividía el mazo en tres partes y las repartía entre los tres miembros del jurado para que estos las barajeasen y se lo devolviesen. Extendía bocarriba cada mazo sobre el tapete blanco. Recorría las cartas pidiéndole al Dani que le dijese cuándo detenerse, dándole la carta donde se paró que tendría que memorizar, lo mismo con Edurne. Su misión sería adivinar cuál es, empezando por Edurne. Sacaba el dos de picas con gran destreza y el diez de rombos con «magia».

Volvía a esconder el diez de diamantes dentro de la baraja. Volteaba la mitad de las cartas bocarriba y la otra bocabajo para después mezclarlas. Mientras hablaba ponía todas las cartas bocabajo y en orden salvo el diez de diamantes «sin haber tocado». Daba la vuelta a todas las cartas para demostrar que estaban en orden

Dani Martínez: «Me ha gustado mucho. Te voy a decir una cosa, esta parte del número me ha parecido espectacular pero además la seguridad con la que actúas, lo vendes, transmites mucha seguridad».

Risto Mejide: «Me ha fallado el exceso de seguridad. Un poco más de sentido del humor e inseguridad haría el número redondo. Sino es muy previsible».

Edurne: «No coincido. Se nota los 19 años que llevas haciendo esto. Para mí es un sí».

Risto votaba que no y Dani que sí. En total dos síes y el no de Risto.

Jose L. Ruiz, el jugador de manos al que le falla «el exceso de seguridad»