Ari La Maga y su comunión con las hadas

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

La capacidad de sorprendernos que tienen los niños es increíble. Ari La Maga, natural de Mallorca y de 8 años de edad, se ha atrevido a realizar magia de cerca, con lo que esto supone, en las audiciones de ‘Got Talent’. Lo que más le gusta a Ari de la magia es que «los magos nunca revelan sus secretos».

Ari ha entrado pisando fuerte el escenario aprovisionada de una bolsa de color rojo. Para su número ha utilizado «un poco de polvo de hadas, dos barajas y que creamos en las hadas». Ha dado una de las barajas a Risto y la otra a Edurne porque «tenéis más cara de creer en las hadas».

La baraja de Edurne estaba dibujada por hadas y será la cantante quien tenía que cortar dicho mazo por donde quisiese. La primera carta del corte sería para Edurne y la segunda para Risto. Tras utilizar el polvo de hadas, Ari demostraba que la única carta dibujada era la de Edurne.

Ari rompía tras mostrar que era el nueve de corazones, la carta de Risto y le pedía a Dani que la rompiese en pedazos más pequeños. Ari echaba más polvo de hadas volviendo a mezclar. Le pedía a Dani que eligiese un trozo y que lo guardase en la palma de su mano. El resto de trozos los custodiaría Risto. Esos trozos tendría que depositarlos dentro de una bolsa que la maga hacía doblando un pañuelo que sacaba de su bolsa roja. Hacía desaparecer los trozos dentro del pañuelo.

Le pedía a Risto que abriese su baraja y estaba totalmente en blanco. Salvo una carta, el nueve de corazones, a la que le faltaba el pedazo que coincidía con el que tenía Dani Martínez.

Edurne: «Me gusta la historia que has creado. Me parece fantástico y muy bien realizado. Siendo una niña y no intentando ser adulta. Muy bonito todo, muy bien».

Risto Mejide: «Has elegido a los dos únicos adultos y además nos has involucrado a los tres. Con un número de niños, que agradezco cuando los niños hacéis de niños. Eso me ha encantado, de verdad».

Pleno de síes para Ari.

Ari La Maga y su comunión con las hadas