La redención de Javier Botía en la semifinal

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

La función terapéutica de la magia es bidireccional. Sirve de tratamiento tanto para el mago como para el espectador. Gracias a ella el mentalista Javier Botía fue capaz de superar su ansiedad y ahora su miedo escénico. Javier Botía realizó la «mayor predicción en la historia de la televisión’ en audiciones pero pesé a ello «sufrió el mazado» del no de Risto.

Javier se enfrenta «al mayor reto de mi vida» porque va a demostrar «que nunca debes rendirte y que si algo te paraliza en la vida no debes ser tu mismo». El mentalista escribía algo en una pizarra que no podíamos ver. Le pedía a Dani Martínez que eligiese un número entre el 1 y el 10. Éste elegía el cuatro, a continuación Javier daba la vuelta a la pizarra mostrando la predicción, que coincidía.

Ahora requería de la colaboración del público que debían utilizar una pizarra similar en la que debería realizar «el dibujo que querráis». Una vez finalizado deberían pegárselo al pecho para que «nadie pueda verlo». Con todo el público con su dibujo hecho, Javier hacía su propio dibujo que custodiaba en una urna de metacrilato transparente que ha presidido el escenario desde el inicio.

Pedía al público que se pusiera en pie y volvía a elegir a Dani que debería elegir entre «hombres y mujeres» para descartar al resto. Descartados las hombres que debían sentarse. Le tocaba elegir a Edurne entre «derecha o izquierda». Elegía ahora a las chicas descartando a la otra parte del público. Risto elegiría a una mujer de avanzada edad de nombre Loli entre todas las restantes. Mostraba su dibujo que era «una rata» y después todo el público mostraba el suyo. Finalmente Javier daba la vuelta a la urna en la que podíamos ver el dibujo de una rata y el nombre de su autora, Loli.

Risto Mejide: «De las audiciones a hoy, he visto una evolución en cuanto tu manera de explicar el número. Mucho más natural, más normal, pausada como tiene que ser para generar su tensión pero me ha gustado mucho más cómo has relatado, y has hecho que todo el plató participará de tu número que añade mucha complicación. El efecto ha sido tan bueno, tan bueno que lo primero que he pensado ya va siendo hora que gane ‘Got Talent’ un mago».

Edurne: «Sigo alucinada, sigo asombrada. Creo que tus números tienen algo. Es verdad que lo del público engancha. Engancha que elija a Risto porque todos le conocemos y sabemos que va a ir a lo que menos elegiría todo el mundo, a la rata. Es brutal y coincido con Risto, no me importaría que ganara un mago».

La redención de Javier Botía en la semifinal

Deja una respuesta