Gonzalo Mateos se pasa el juego en las semifinales

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

En esa partida de ajedrez entre mago y espectador, suele ser el mago quien gana. Cuando el mago solo tiene 12 años, como es el caso, suele frustrar más no ser capaces de descubrir el truco. Mientras que en audiciones Gonzalo Mateos nos enseñó «memorización 2.0» en esta ocasión nos mostrará «una nueva forma de resolver problemas mediante inteligencia artificial» con ayuda de su robot Vermon.

El cacereño acercaba su tablet a la mesa del jurado pidiéndole a Jesús Calleja que comprobase la veracidad de un dado. A posteriori le pedía que lanzase el dado pero ocultándoselo a él y a su robot el número. Sería la tablet quien adivinase que en efecto era un cinco la cara que había sacado Jesús.

En la segunda parte del número, pedía a la mesa del jurado un billete. Le pedía a Risto «un billete de unos 100 euros» pero él no tenía por lo que alguien del público facilitaba a Gonzalo uno de 10 euros. El mago sacaba del bolsillo de la chaqueta un sobre vacío y pedía a Risto que firmase el billete que posteriormente introduciría en el sobre para que Gonzalo lo mezclase con otros sobres que contenían billetes falsos. Sería Jesús Calleja el encargado de mezclar los sobres para que sea el robot quien le dijese a Gonzalo cuáles podría destruir con el fin de dejar solo el que contiene los 10 euros reales. Vermon dejaba solo uno que contenía el billete de 10 euros firmado por Risto.

Terminaba su tiempo con un tercer número con el que desafíar todavía más a Vermon. Jesús Calleja tocaba una carta de una baraja de cartas facilitada por Gonzalo. Tendría que pensarla y guardarla en su mente. Vermon tendría que avisar a Gonzalo con un pitido cuando la carta elegida por Calleja estuviese sobre la mesa. Vermon pitaba y Jesús le daba la vuelta a la carta pero no estaba su carta sino que ponía «Hubiera estado chulo si esta fuera tu carta». Gonzalo recordaba que todavía las máquinas necesitan la ayuda de los seres humanos y que él iba a hacer «algo más impresionante», hacer «desaparecer la carta de la mente de Jesús» y mandar «una copia detrás de cada uno de los asientos de los espectadores». Jesús decía en alto su carta para que todos pudieran comprobar si el pequeño mago había acertado y así era, todos tenían el «seis de tréboles».

Jesús Calleja: «He alucinado tanto que esto es para otro programa. Esto es para Cuarto Milenio, es algo paranormal. Yo he barajado las cartas y no he dejado que lo haga él. He mirado todo al detalle y es increíble. Me encanta la magia, perfecto Gonzalo».

Dani Martínez: «A mí este concept de magia 2.0 me parece muy chulo. Hiciste un numerazo en audiciones y creo que has traído algo muy original para las semifinales y cada vez estás con más soltura. Un grande».

Edurne: «Me gusta ver esta evolución de la magia. Me ha encantado. A lo mejor un número que ya habíamos visto pero le has dado ese punto diferencial con la tecnología».

Risto Mejide: «Veo un chaval tímido que usa la magia para llegar a la gente. Eso es lo que hacen muchos chavales a tu edad. Creo que la magia es ideal para eso, te permite superar muchos medios, quedarte con los adultos en una época que no sabes que hacer en la vida y sin embargo los adultos te miran con admiración. Lo que has hecho tú hoy a parte de un número muy bien ejecutado ha sido superar muchos miedos y merece toda mi admiración».

Gonzalo Mateos se pasa el juego en las semifinales