El intrigante número del antipático ilusionista Miki Dark

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Miki Dark no ha querido abandonar su personaje, manteniendo la incógnita. Incluso cuando Risto Mejide le hacía las habituales preguntas, sobre cómo se llama o de dónde viene. Una vez le han dado el paso para iniciar su número, ha procedido a hacerlo.

Ha pedido colaboración a Santi Millán al que le ha subido a una escalerilla mientras él realizaba lo que parecían cortes al azar en un trozo papel en el que ponía previamente «Blah blah blah» pero que aparecía un dibujo realizado con los cortes.

Edurne, colaboradora necesaria del número de Miki Dark

Edurne subía a por el dibujo pero al intentar cogerlo Miki lo tiraba al suelo y la colocaba justo frente a Santi Millán. Miki cogía lo que aparentemente era un sobre rojo del que sacaba un fotografía de Risto Mejide. Rompía la fotografía y el pedazo lo introducía en un sobre rojo más pequeño. De la papelera de la que sacó los sobres, tira el sobre pequeño y lo mezcla con el resto de sobres. Le da la papelera a Santi para que la sujete por encima de su cabeza y tapa los ojos a Edurne que se preguntaba «no tirará flechas y cosas».

Miki Dark sacaba una daga bajo la cazadora acercándosela a Edurne y quitándole las gafas a Edurne. Un número que no debe replicarse en casa por su peligrosidad.

Edurne es sorprendida por el lanzamiento del cuchillo

Justo antes de lanzar el cuchillo, Miki contaba hasta tres y Santi tiraba los sobres encima de Edurne para que el ilusionista lanzase el cuchillo acertando en uno de los sobres y en el protector que tenía Edurne sobre su cuerpo. Carta que contenía la foto de Risto.

«Has creado una bonita tensión, de eso se trata. Hay número que te tienen que tener atrapados por la tensión.» valoraba Dani.

«El momento del cuchillo si llevo a saber que me ibas a tirar el cuchillo no salgo. Me he agobiado cuando no podía controlar las cosas por tener los ojos tapados» valoraba Edurne.

«Un personaje faltón, borde, antipático, podía triunfar en la tele. Me he sentido muy identificado pero sobre todo en hacer sufrir. Creo que lo más original es que rompe el estereotipo de mago amable, vacilón. Es la parte que me gusta. El número es facilón, jamás lo haría. Sé que le está molestando y lo estoy disfrutando.»

Votaban y se llevaba dos síes y el no de Risto.

El intrigante número del antipático ilusionista Miki Dark