‘La Niña del Tupé’ canta por la libertad sexual versionando ‘Hallelujah’ en ‘Got Talent’

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Si ya es complicado para algunos aceptarse a sí mismo, más lo es que te acepte una sociedad que en ocasiones arrastra los prejuicios de unos progenitores clasistas y sexistas. Es el caso de Ana que todavía espera que su familia acepte a su pareja, solo por ser de su mismo sexo.

La Niña del Tupé‘, que se ha emocionado poco después de subirse al escenario de ‘Got Talent España’, ha interpretado una versión autobiográfica de ‘Halleluyah’ en las audiciones.

Una canción escrita de su puño y letra que habla de autoaceptación, libertad sexual y de acoso utilizando la melodia del clásico ‘Halleluyah’ de Lenoard Cohen. Versión que ha sido muy bien recibida por los espectadores en plató que no han dudado en ponerse de pie para aplaudir.

Tocaba escuchar a un jurado que se había emocionado con esta particular versión. «¿Qué ha pasado?» le preguntaba Risto Mejide y una Rosa embargada por la emoción respondía «ahora mismo me acabo de liberar con esta canción.» Risto Mejide insistía «¿De qué?» y terminaba Rosa abriéndose en canal: «He pasado muchos años de mi vida etiquetando y poniendo prejuicios a cosas pero hace pocos años me he dado cuenta que es la mayor absurdez y estupidez que he cometido en la vida. Porque descubri mi orientación sexual y tuve que cargar yo misma con esos prejuicios que me puse a mí misma y tuve que aceptarlas. Decir esto es lo que tú criticabas y esto es lo que tienes y tienes que tirar para adelante».

«Que nadie diga, ni a vosotros, ni a nadie, os diga con quién tenéis que estar. Sois todos libres» recordaba una obviedad Dani que parece no serlo para todos.

«Me has emocionado mucho. Se te ve que has tenido que haber sufrido muchisimo. Es una pena que haya que sufrir por querer a quien te dé la gana.» destacaba Edurne.

Dani votaba que sí. Paz Padilla le daba el sí para que la próxima vez viniese con sus padres y Risto le daba un no por el mismo motivo. Edurne sentenciaba con su sí y su «Viva el amor».