La catarsis de LSC, perdido en el laberinto de la drogadicción

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Samuel y Ester representan el casi irrompible vínculo entre una madre y su hijo. LSC, nombre artístico, viene con dos objetivos «ser un ejemplo de superación y pedir perdón a mi madre». Risto indagaba en el porqué de pedir perdón y el joven se sinceraba: «Mi camino se torció en la adolescencia. Mi situación era bastante chunga, me sentía frustrado, impotente, solo. Entonces te pierdes en la calle, cogí el camino de las drogas. La cocaína me destrozó la vida, me hizo perder la cabeza y a la que me quise dar cuenta había agredido a la persona más importante del planeta».

«No fue mi hijo quien me pegó, fue la droga» le exculpa su madre que explicaba el suceso «cogió un jarrón y me lo tiró». «Estuve un año en prisión pero a mi madre le tocó la parte más difícil. Denunciar a un hijo es una de las cosas más difíciles que puede hacer una madre. Me perdonaré cuando haya vencido mi lucha, la droga. Estando aquí tengo la sensación que empieza una nueva vida» añadía Samuel.

LSC ha interpretado un tema autobiográfico que supura dolor pero sobre todo esperanza. Un tema en el que canaliza ese tifón de sentimientos que se agolpan en su psique.

Risto Mejide le pedía que valorase la actuación a su madre que rota y entre lágrimas halagaba a su creación: «Él solo puede hacerlo mejor, es único. Un ejemplo cada día porque se levanta y sigue luchando. Se perdió y ha vuelto».

Dani Martínez: «Sabemos lo difícil que es reconocer errores y perdir perdón. Has hecho las dos cosas con tu arte y con toda España mirándote, enhorabuena».

Edurne: «Me habéis emocionado los dos. Cuánto le debemos a nuestras madres. Hagamos lo que hagamos siempre están ahí y van a perdonar cualquier cosa. Estoy emocionada, felicidades».

Risto Mejide: «Lo difícil es encontrar ese punto. Ese algo que te ayude a salir. Tu madre ha tenido un papel fundamental, sino no estarías aquí delante de toda España pidiéndole perdón. Has hecho algo importante, no solo por ti, ni por tu madre, sino por toda esta gente a la que le llegará este mensaje».

Pleno de síes para este talentoso joven.

La catarsis de LSC, perdido en el laberinto de la drogadicción