Javi Capitán, remedio contra la depresión en la semifinal

Comparte su talento:Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter

Muchos creen ser graciosos pero pocos son capaces de hacer reír. Los monólogos de Javier Capitán podría ser perfectamente el remedio para quienes arrastran la dura carga de una depresión. Humor contra la depresión.

Mientras que en las audiciones Javier Capitán utilizaba su hándicap como base de su monólogo, en esta ocasión no ha venido solo porque le acompañaba su maestro, «mi padre». Javi Capitán solo ha necesitado su primer chiste de un monólogo que ha girado alrededor de «su esperanza de vida» para lograr que Dani Martínez acabe riéndose sobre la mesa del jurado.

«Me parece extraordinario que de algo malo saques algo bueno pero en cuanto al monólogo me hizo más gracia el anterior. Hoy me ha hecho menos gracia no sé si es porque has insistido en meterte contigo mismo y se me hace muy cansino que solo te metas contigo e incluso deja de hacerte gracia» valoraba Risto.

«Sigo siendo tu fan y me encanta el monologo que has hecho. Me gusta que cada uno se ría de uno mismo. Me lo he pasado bien y me he reído mucho. Destaco que jamás he escuchado a Dani una carcajada como la que ha soltado esta noche y eso tiene mucho valor» destacaba Edurne

«Hay un humor que parece que se puede hacer entre amigos y no se puede hacer en la tele y es el humor negro. Cuanto más negro, más gracia me hace. Has decidido hacer un chiste que es el humor que más gracia nos hace a Flo y a mí porque la carcajada que he echado yo con el chiste del forense sé que el la va a echar. Me parece brutal que hayas hecho humor negro en prime time y al nivel que lo has hecho sino que se te ve cómodo en el escenario. Te auguro futuro eres muy bueno» valoraba Dani.

«Me quito el sombrero y demuestras que el humor es inteligencia emocional muy bien trabajada. A través del humor sacas tu magia y la capacidad que tienes de captar la atención y admiración de todo el mundo. Has demostrado que el ridículo no existe que solo está en la cabeza del que lo siente» cerraba Paz Padilla.

Javi Capitán, remedio contra la depresión en la semifinal